Tres bares con mucho ‘rollo’ en Almería

Este gastroamigo vuestro se reconoce fan absoluto de las barras antiguas y las planchas con solera. Soy aficionado confeso de la sencillez de un negocio tradicional que acompaña el vino de la tierra con unos pedazo de queso, un pincho moruno o jamón recién cortado. Pero, de vez en cuando, a este tragaldabas le tira el postureo y busca ambientes acogedoramente modernos que le hagan a uno no olvidarse de lo millennial que es. Y es que, al fin y al cabo, esto que leéis está editado en un blog y difundido a través de las redes sociales.

Por eso, y para que lo cortés no quite lo valiente, os he traído un puñado de buenos bares donde, además de hacer unas fotos preciosas, vais a comer, beber y disfrutar de lo lindo.

El vino en un barco

Calle Arco, 2 (Almería)

Hablamos de una de sus tapas especiales hace un par de semanas, pero me gustaría explayarme. Un templo de lo ‘cool’ en pleno centro de la capital. En El vino en un barco saben dar una personalidad inconfundible a todo lo que les envuelve. Desde una decoración escogida entre revistas de vanguardia hasta una carta de tapas que trata de romper moldes trayendo tendencias tan extravagantes como las tortas de Inés Rosales “con cosas”, como a mí me gusta llamarlas. Además, cuentan con uno de los cocteleros más apasionados de la ciudad y la mejor tarta de queso que vas a encontrar en muchos kilómetros a la redonda. ¿Se puede pedir más?

El Candil Hummusería

Calle La Unión, 7 (Almería)

No os dejéis engañar por ese extraño concepto que gira en torno al hummus. Si bien es cierto que una de sus especialidades es este plato oriental, lo cierto es que de sus cocinas sale mucho más que garbanzos machacados con aderezos. En el Candil preparan la tapa que a mí más me ha obsesionado en los últimos tiempos, el pollo Korma. Un guiso cuidadosamente especiado, que a algunos recordará al curry tradicional, y cuyo origen se sitúa en Turquía y la India. Leche de coco, cardamomo, cilantro, chile, cúrcuma y otro buen puñado de polvos mágicos que danzan en tu boca al son de ritmos exóticos. No os lo podéis perder. El rollo de este bar está en la combinación de un ambiente elegante y evocador en su interior con una espectacular terraza de esas que invitan a la sobremesa eterna.

Patio de Vecinas

Calle Arco, 3 (Almería)

Otro que repite. En el pasado le hicimos hueco a sus especialidades vegetarianas, pero es que ‘El Patio’, es un indispensable si hablamos de buena onda. Además de un interiorismo cuidado al detalle, que te atrapa y te sorprende a partes iguales, este bar guarda un rinconcito que es casi como que te toque la primitiva. La terraza interior de este local tienen pocos competidores en aquello que llaman el “estar agustico”, tan almeriense. Eso lo combinamos con un montón de buenos platos como su pollo tikka tandoori o la miniburguer de vacuno (no tan mini, ojo) y tenemos local imprescindible si queremos quedar como reyes y sorprender al personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *