Cuatro bares de El Zapillo que no te puedes perder

El barrio de El Zapillo recoge la quintaesencia del ‘almeriensismo’ más popular. Tiene el encanto del mar, la autenticidad de su gente castiza y el aire fresco renovador que traen los cientos de estudiantes que lo eligen como residencia.

Es, además, una de las zonas más pobladas de la capital, con lo que ello conlleva en cuanto a cantidad de barras a las que acodarse. Aunque, de un tiempo a esta parte, ha perdido algo de su raigambre pesquera, aún pueden encontrarse rincones en los que dar con ese alma zapillera. Os enseño en este post un puñado de bares que, por una u otra razón, no podéis perderos si pasáis por allí.

Bar Los Ángeles

Plaza Carabineros, 1 (Almería)

La definición de “bar de barrio”, en el buen sentido. Es honesto, sencillo y muy tradicional. Pescado a la plancha del día; de ese que, si llegas un poco tarde, te lo pierdes porque se agota. Tapas clásicas y una gran sorpresa en forma de costilla al horno. Un bocado sobrio, jugoso al extremo y con un marcado aderezo simplemente con pimienta; porque no necesita más.

Grand Père Lunch & Bar

Calle Tejar, 57 (Almería)

Un bistró que no renuncia a nada. Se atreven por igual con platos añejos como el trigo o las croquetas de jamón como con apuestas atrevidas y modernas de las que dan ejemplo la yemita de cordoniz o el nacho de solomillo. Cuenta con una variedad enorme de tapas, a las que se suman las especiales, con suplemento, que tratan de dar un ‘plus’ en cuanto a elaboración y producto. Sin embargo, si este bar tiene una enseña es el bollito de carne con tomate, herencia familiar de aquel que se realizaba en el mítico Bar León. Los más viejos del lugar lo piden acompañado por un alioli suave y muy suelto que le aporta personalidad y rock and roll.

La Salada

Calle Palmera, 7 (Almería)

Un bar relativamente joven que trata desde sus inicios de recoger esa tradición marinera de El Zapillo más antiguo. Ese espíritu lo combina con buen tino con un aire fresco y joven que logra atrapar a partidarios de ambos bandos. La prueba de esto es que es casi imposible encontrar ni siquiera un trocito en la barra un fin de semana. Sus fuertes son el pescado frito y a la plancha y un servicio eficiente como pocos que invitan a tomar rondas rápidas, ágiles y divertidas.

La Jungla Gastrobar

Av. del Mediterráneo, 13 (Almería)

Mi historia con este establecimiento es una de idas y venidas Una de sus señas de identidad es la de cambiar su carta cada poco tiempo en busca de ese equilibrio entre lo ‘gourmet’ y lo llano que, parece, por fin han encontrado. Y con delicioso resultado. Su propuesta es la de dar un paso más en la elaboración de tapas, aportando matices exóticos a platos locales, como ocurre con los buñuelos de pescado estilo thai, o reconvirtiendo recetas internacionales con pinceladas almerienses, como ocurre con ese excitante, fresco y sabroso taco de cazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *